Noticias‎ > ‎

Un cóctel mortal

publicado a la‎(s)‎ 31 dic. 2013 3:39 por Naujoël Isipedia   [ actualizado el 8 ene. 2014 23:52 ]



Hoy os voy a contar un final curioso que se dio en el torneo de ajedrez IRT Navidad Alzira 2013, el pasado 28 de diciembre, y que es un muy buen ejemplo de lo que supone el cóctel mortal: error + apuros de tiempo.

La partida que se jugó en la mesa 2 de la ronda 4, entre los jugadores Emili Colls Gelaberto (2147 ELO) y Manuel Carrasco Sagredo (2148 ELO) la estuve viendo hasta que vi que estaba ganada por el negro y me fui.

Luego, sorprendido, descubrí que al final había ganado el blanco. Vi a ambos jugadores hablando y les pregunté qué había pasado, y el MC (Mestre Catalá) Emili Colls, que conducía las blancas, contestó: "había una jugada que me salvaba y la encontré".

Le estuve dando vueltas a como podía ser, pues podéis comprobar que en el movimiento 46 el blanco está francamente perdido.

De modo que fui a consultar la partida que está colgada en internet y pude comprobar que efectivamente la gana el negro y sin embargo abandona!!. Lo voy a repetir porque no me lo acabo de creer, el negro tiene la partida ganada y sin embargo abandona!!.

Hasta tal punto llegó mi asombro que puse la posición en un motor de ajedrez y efectivamente gana el negro (-+124).

Podéis ver la partida aquí y también en chess-results:

http://chess-results.com/partieSuche.aspx?lan=2&art=4&tnr=115476&rd=4

Hombre, no es que quiera meter el dedo en la llaga, pero reconoceréis que esto entre aficionados como yo puede pasar, pero que pase en la mesa 2 entre jugadores de más de 2000 de ELO, es para contarlo, ¿verdad?

Ocurre que en la última ronda yo ya había visto la partida en internet y le dije al jugador de las negras lo que había visto en su partida de la ronda 4 y él me contesto: quizás... puede ser... me quedaba poco tiempo... Pero en ningún momento me dijo "perdí por tiempo". Por eso digo que el jugador negro abandonó.

¿Qué ocurrió realmente en la partida?

Indagando un poco más se puede observar que lo que realmente ocurrió fue que el error del negro en el movimiento 47 unido a los apuros de tiempo provocaron su más absoluta ceguera y en fin, su abandono. Algo que a la postre tampoco es tan difícil que ocurra, incluso a jugadores forjados en la tensión y el estrés. Si bien, conviene tomar buen ejemplo para tenerlo presente.

En fin, creo que hay que compartir esto con los que aman este deporte, pues no abundan casos curiosos como este, que se salen de lo habitual, y en definitiva enriquecen el ajedrez.

                         Leo Juan         

Comments