04. Mayoría de peones y ataque de minorías




Ambos temas están estrechamente vinculados, puesto que si un jugador cuenta con una mayoría de peones en un flanco, entonces su oponente tiene una minoría en ese mismo flanco. Según las circunstancias concretas, puede ser posible para cualquiera de los bandos emprender acciones en el flanco en cuestión. Comenzaremos con el caso más frecuente, en el que el bando que posee la mayoría es el agresor.

Mayorías de peones

Frecuentemente nos hemos encontrado con posiciones carac­terizadas por mayorías de peones. Las mayorías de peones se producen con todo tipo de centros, pero con el centro dinámico son un elemento natural y frecuente de la escena. La razón radica, sobre todo, en la asimetría de las estructuras de peones. En la Benoni, por ejemplo, las blancas consiguen una mayoría en el flanco de rey, las negras en el de dama, y las mutuas aspiraciones se basan, naturalmente, en tales mayorías respectivas. Paradójicamente, en la Siciliana la mayoría de las blancas se encuentra en el flanco de dama, donde a menudo suelen ser atacadas por la minoría de las negras, mientras que las blancas atacan en el flanco de rey, donde son las negras quienes tienen mayoría. La Siciliana, sin embargo, tiene su lógica propia y, en general, tendemos a presentar batalla allí donde conta­mos con superávit de peones, con el objetivo final de crear un peón pasado en el sector.

En la apertura, la mayoría de peones no se considera un factor importante, pero su signi­ficación aumenta rápidamente a lo largo del medio juego, y a menudo resulta decisiva en el final.

Ataques de minorías

El tema del ataque de las minorías va de la mano con el de las mayorías de peones. Siempre que una formación de peones se ha fragmentado en dos, una consecuencia habitual es que hay dos minorías en diferentes flancos, cada una de ellas enfrentada a una mayoría enemiga. Son como la cara y la cruz de una moneda, siempre inseparables. Como las mayorías de peones, las minorías se producen con todos los tipos de centros, aunque lo más normal es que se produzcan con el centro dinámico. La razón es la misma: la estructura asimétrica de peones.

Hay ataques de minorías en los que una pequeña unidad de peones, normalmente dos, se lanzan contra una estructura más amplia enemiga, a fin de debilitarla y de abrir columnas o diagonales para las piezas propias. Sin embargo, el término "ataque de minorías" puede causar cierta confusión. Durante mucho tiempo, esta expresión, ataque de minorías, se ha convertido casi en sinónimo, en libros didácticos, del ataque de minorías que llevan a cabo las blancas en la Va­riante del Cambio del Gambito de Dama. Es evidente que el término ataque de minorías tiene una significación mucho más amplia. Cualquier avance de una unidad de peones contra otra superior en número es un ataque de minorías. En la Siciliana, forma parte natural de los planes estratégicos.

La mayoría de peones en el flanco de dama

La más importante de las mayorías de peones es la mayoría en la flanco de dama.

La distribución de peones en grupos desiguales influye de manera esencial en los planes estratégicos de ambos bandos porque, como constató Steintz, se está "obligado" a atacar por el flanco en el que se es superior.

El valor de una mayoría de peones depende de su movilidad. Dicho de otro modo, una mayoría de peones es más valiosa si crea un peón pasado con la mayor seguridad y rapidez. Por esta razón, la mayoría de peones en el flanco de dama es más valiosa. Los peones pueden avanzar libremente sin debilitar la retaguardia, mientras que en el flanco de rey la situación es más complicada. Partiendo de esta reflexión, Steinitz consideraba que la mayoría de peones en el flanco de dama era una significativa ventaja posicional.

Al explotar una mayoría de peones en el flanco de dama son importantes las condiciones siguientes:

  • La mayoría de peones siempre debe ser móvil. Un bloqueo la devalúa.

  • El peón pasado que se origina debe estar muy alejado del centro si es posible.

  • La reacción del adversario en el otro flanco no debe subestimarse nunca, sobre todo en el medio juego.

La mayoría de peones en el flanco de rey

La presencia de ambos reyes en la zona de combate, cambia la situación de manera radical y crea rasgos propios.

El avance de los peones debilita la posición del rey, lo que puede permitir al adversario emprender contraataques tácticos.

Por otra parte, el adelantar los peones crea condiciones propicias para atacar al rey enemigo.

Al valorar las expectativas que ofrece el avanzar la mayoría de peones en el flanco de rey deberían tenerse en cuenta las reglas siguientes:

  • En el medio juego, estos peones no deberían avanzarse más que si hay buenas perspectivas de crear amenazas concretas. En este caso, avanzar los peones equivale a atacar al rey, y eso siempre tiene preferencia.

  • La posibilidad de que el adversario reaccione en el otro flanco o en el centro debe tenerse presente de continuo. Si es posible, deben tomarse medidas preventivas. En el fondo, siempre hay una carrera entre las mayorías de peones en flancos distintos. Quien crea antes amenazas decisivas, gana.

  • Las oportunidades de explotar una mayoría de peones en el flanco de rey aparecen la mayoría de las veces en el medio juego -a causa de la posibilidad de lanzar un ataque al rey-. Las posibilidades de atacar al rey disminuyen -o desaparecen por completo- en el final. Entonces la mayoría de peones en el flanco de dama suele ser mejor, al crear peones pasados más alejados del rey adversario.

  • Si hay una mayoría de peones en el flanco de rey de cuatro contra tres, siempre es recomendable utilizar primero para el ataque solamente los peones "e" y "f", mientras que los otros dos se quedan defendiendo al rey. En muchos casos, el ataque que se conduce de esta manera resulta muy eficaz y, con diferencia, menos arriesgado.

En la segunda partida de ejemplo, Euwe, tras realizar el movimiento 16 dijo: "Una posición muy instructiva, que desempeña un papel muy importante en muchas variantes de las partidas que se abren con 1.d4. Las blancas poseen una mayoría de cuatro contra tres en el flanco de rey y planean convertirla en la base de un ataque al rey con f4 y e5. Contra ello poco pueden hacer las negras, y por eso puede considerarse que la partida la tienen ganada las blancas".

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.
Comments